Javier Alemán

La construcción infinita del Viera y Clavijo

In Curiosidades, Personal on octubre 15, 2010 at 7:56 am

Hace poco pasé por el parque Viera y Clavijo, en Tenerife. Desde hace más tiempo del que recuerdo (probablemente finales de 2002), está rodeado por vallas y cerrado a cal y canto, víctima de unas supuestas obras. Del parque en el que empecé a jugar a fútbol queda poco, convertido uno de sus muros ahora en escaparate para los grafiteros y su parte inferior en parking para el Hotel Escuela.

Lo curioso es que, ahora, con las obras que han hecho para hacer la vía de circunvalación por el barranco (maravillosa, por cierto), ha quedado una parte de parque expuesta, y es fácil colarse y entrar. O más que fácil, parece que adrede se hayan dejado huecos en las vallas para hacerlo. No tenía mi cámara conmigo para capturar el resultado de la incursión, y realmente tampoco entré tanto, pero hubo una serie de cosas que me llamaron la atención.

Para empezar, la frondosidad. Hay árboles antiguos y enormes, vegetación tupida que se niega a quedarse en stand-by, como el parque. Las plantas han ido creciendo y las han cuidado, porque el césped está de un verde profundo y son lo más vivo que hay ahora mismo. Luego, además de eso, el aspecto de “a medio hacer”, hay obras por todos lados, inconclusas. Paredes tiradas, escaleras a medio hacer, suelo levantado y la parque infantil arrancada, sin un solo columpio que recuerde ya las tardes de verano en el parque.

A lo largo de mi paseo por el parque topé con un skater y un par de perroflautas sentados en un banco, con su perro. Esos son los habitantes del nuevo parque. Más allá de eso, bajando hasta el puente que había para cruzar al barrio Duggi, me encuentro que el antiguo puente ya no está y han hecho un puente metálico bajo con aspecto inseguro, por donde cruza la gente para atajar. Cruzo y sigo bajando, con intención de llegar al puente Galcerán, en lo que, para mí, sería una novedad. Y es que desde mi infancia esos accesos estaban cerrados por el barranco. Al lado del pabellón encuentro que han hecho una cancha de fútbol, varias de tenis y otra de baloncesto, aprovechando el espacio al lado de la vía de circunvalación. Termino mi paseo y me sorprendo. ¿Puede ser que en esta tierra de caciques e incompetencias urbanísticas se haga algo bien? No, al fin y al cabo, ahí sigue el Viera y Clavijo, en una construcción infinita que lleva años sin acabar, privándonos de un parque pero dándonos una nueva carretera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: