Javier Alemán

Procrastinación y fin de año

In Homo Homini Lupus, Personal, Psicología on enero 8, 2011 at 11:52 am

procrastinar.

(Del lat. procrastinare).

1. tr. Diferir, aplazar.

¿Quién no ha oído “ahora el mes que entra me pongo a x”? O “de lunes no pasa que…” Yo mismo, ahora estoy escribiendo en vez de limpar la casa, porque he decidido “dejarlo para mañana”. Probablemente en el último caso acabe haciéndolo, porque no queda más remedio que limpiar (soy incapaz de vivir en la mierda), pero en otros casos no está tan claro que se consiga el objeto de nuestra procrastinación.

Entre las estrellas más brillantes del dejar las cosas para otro momento están los propósitos de año nuevo. Está claro que todo el mundo necesita un borrón y cuenta nueva, un momento en el que pueda aplazar las cosas a hacer y pasar página de lo hecho. Por eso el fin de año es tan sugerente a la hora de hacerse promesas, es un “fresh start”, la ocasión de que hagamos las cosas como queremos. El problema es que los problemas no pasan de página con el fin de año, y que realmente es lo mismo pasar del 18 de junio al 19, que del 31 de diciembre al 1 de enero del año siguiente. Quizá, en términos psicológicos, se pueda aprovechar la fecha señalada y convertirla en un punto de inflexión, pero la realidad es que todo sigue como estaba ayer.

Al final, la única realidad que hay es que los proyectos siguen ahí, a medio hacer, nos encomendemos a quien nos encomendemos. ¿La solución? Hacerlos. Demasiadas veces pecamos de cerebrales en exceso y de sopesar y sopesar, pero no es más que una huida para no afrontar lo que tenemos por delante. Lo gracioso es que, aún sabiendo esto, yo también tengo propósitos de año nuevo. Pero para ayudarme a mí mismo voy a hacer algo que es bueno hacer cuando uno quiere comprometerse con algo: hacerlo público para contar con la presión social. A su vez, son objetivos cuantificables, para poderlos evaluar luego.

Así que mis propósitos son:

– Terminar “Homo Homini Lupus”

– Estudiar al menos 5 horas semanales para la oposición.

– Perder 10 kilos de peso.

– Empezar alemán o francés en la escuela de idiomas de Las Palmas

– Empezar la segunda carrera (políticas, probablemente)

– Viajar a algún país que no conozca aún

Veremos en 2012 cuáles se han complido, y cuáles no. Y por qué. Con eso podremos abordarlos de mejor manera al siguiente intento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: