Javier Alemán

PR17

In Fútbol on marzo 20, 2011 at 12:11 pm

De jugar en Tercera División, a disputar los últimos minutos de la final de la Champions del año siguiente. De patear una pelota en un campo de tierra en el sur de Tenerife a ser campeón del mundo. Pedro Rodríguez Ledesma estuvo a punto de ser descartado incluso para el filial del Barça, hasta que Guardiola se fijó en él y decidió darle la oportunidad. Ahora forma parte del 11 de gala del que muchos dicen es el mejor Barcelona de la historia. ¿Por qué?

Por muchas cosas, pero esencialmente, por su capacidad de sacrificio. Pedro juega todos los partidos como si el míster le acabara de llamar por primera vez para debutar con el primer equipo. El año pasado fue clave en la pretemporada y empezó a forjar su leyenda marcando en la Supercopa de España y dándole la victoria a su equipo en la Supercopa de Europa. ¿Cómo lo hizo? No parando de correr.

Está claro que no es el mejor delantero del mundo, y aún así, ha sido capaz de ser determinante para su equipo en todas las competiciones. Bueno con las dos piernas y rápido de pensamiento, ha ido ganando en definición y se ha convertido en sinónimo del gol. No por nada es el único hombre en haber marcado, en un año, en las 6 competiciones que ha disputado. Y sus goles no fueron la guinda en una goleada, sino que tanto en la Supercopa como en el Mundialito se convirtió en el responsable de devolver la esperanza al club. Le robó la titularidad a un coloso (venido a menos) como Thierry Henry y lo hizo a base de esfuerzo. Cuando el francés no presionaba y se mostraba apático, Pedro aprovechaba cada minuto que tenía para ir tras el balón, tirar diagonales, finalizar jugadas y habilitar a sus compañeros. Así ha logrado marcarle varios goles al eterno rival, especialmente el de la sentencia el año pasado en el Bernabéu, que bien valió una liga.

Sin una queja, sin una protesta. Cuando ha habido que jugar por la izquierda, lo ha hecho. Lo mismo por la derecha. Es el primero en devolver el balón cuando no lo veo claro, y no para quieto. Una muestra de su forma de jugar para el colectivo: en cuanto pierde un balón ya está en su campo persiguiendo a quien lo tenga. No le molesta bajar a defender, porque entiende que es un privilegiado, porque sabe que cada vez que juega está cumpliendo el sueño de muchas otras personas que no llegaron.

Como digo, hay mejores delanteros. Hay quien regatea mejor, tira faltas mejor y dispara mejor. Pero ninguno le viene tan bien a un Barça que arriesga tanto, que adelanta a la defensa y debe recuperar el balón en unas milésimas si no quiere pasarlo mal. Tan importante se ha vuelto que, cuando no juega él, el Barça lo nota. Así que si sigue haciendo de la humildad y el no creérselo su principal baza, tendremos goleador para rato.

Anuncios
  1. […] puesto con Luis Suárez (que vendrá) mientras Pedro pelea el suyo con Neymar (me gusta mucho más PR17 por la izquierda, la verdad). Sin él…¿va a haber verdadera competencia? Porque me huelo que […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: