Javier Alemán

I de Iron Maiden

In Abecedario, Música on julio 2, 2013 at 6:44 pm

ironmaiden

La “I” es una letra para la cual no me cuesta encontrar grupos que me encanten. Por ejemplo, los escoceses Idlewild, Ictus (con ese IMPERIVM que es una “ópera crust”) o unos favoritos personales míos que me acompañaron en mi vida en Zaragoza, In Reverent Fear (ahora se llaman Stomacher). Sin embargo, si estamos hablando de un abecedario musical como éste, hay que hablar obligatoriamente de Iron Maiden.

Creo que a nadie le descubro este grupo ahora mismo. Pioneros de la New Wave of British Heavy Metal, son de los mayores responsables de que a día de hoy sigas viendo a gente con pelo largo, camisetas con su mascota y pantalones ceñidos. De hecho, junto con grupos como Judas Priest, es en lo primero en lo que uno piensa cuando ve la etiqueta “heavy metal”. Como digo, no le descubro nada a nadie y tampoco me voy a extender en la inmensa historia de un grupo que se fundó en 1975 y siguen girando y sacando discos a día de hoy. Para eso está la Wikipedia.

Cuando empecé a escuchar música en serio, con 14-15 años, fue uno de los primeros grupos a los que me acerqué tras Metallica. Siendo un adolescente sin dinero, con conexión de 56kbps y en un mundo en el que si llamaban por teléfono a casa se interrumpía internet, es fácil imaginar lo difícil que era escuchar un disco entero o una simple canción si no sabías dónde buscar. Eran tiempos de recurrir a un amigo que te prestara un disco o de tirarte horas delante de Napster para bajar una triste canción. Y eso, con menos información en la red sobre los grupos, con menos webs, sin Wikipedia…El horror, vamos.

Así que había oído poco o nada de Iron Maiden hasta que llegó este CD a mí.

Es la portada menos fea del grupo...

Es la portada menos fea del grupo…

Era el año 2000 y yo estaba oyendo el último disco que habían sacado. Vamos, que no puedo presumir de haberlos escuchado en el local de ensayo o con su primer disco, sino con el décimosegundo. Yo no lo sabía, pero el álbum marcaba la vuelta del que ha sido su mejor vocalista (y más duradero), Bruce Dickinson, y del guitarra que le acompañó en su aventura en solitario. De hecho, desde entonces, el grupo tiene tres guitarristas en su formación. El disco, a pesar de traer varios temas largos, era bastante fácil de escuchar y fue el que me hizo empezar a buscar más sobre el grupo, a empaparme de su discografía.

A partir de ahí, dos procesos: acumular la paga e ir comprando los discos que iba descubriendo (recuerdo un Discos Noda enorme en la Calle Castillo donde te dejaban probarlos y oírlos un rato) y por otro lado la propia labor de descubrimiento. ¿Cómo? Buscando en Napster y bajando las canciones cuyos títulos más me gustaban. Así de simple. Y no funcionó nada mal. Una de mis canciones favoritas del grupo, Infinite Dreams, la conocí así. Recuerdo que en su momento pensé “¡vaya título, debe contar algo interesante! Y lo contaba. Nunca destacaron por tener las letras más trabajadas del mundo, pero el grupo sí que se esforzaba por hablar de cosas distintas, por hacer referencias a la literatura, a la historia…

Musicalmente ya he dicho que básicamente son el heavy metal. Hunden sus raíces en Black Sabbath, Led Zeppelin y los aceleran, dándole más velocidad a la mezcla. El “galope” del bajo es característico (casi cansino, diría yo) y a lo largo del tiempo han ido experimentando con distintos sonidos sin perder la identidad: sintetizadores a mediados de los 80, vuelta al sonido sucio, progresivos en sus últimos discos…Siempre podías encontrar algo “nuevo” en sus discos y sin embargo seguían sonando a Iron Maiden.

Quizá lo mejor que se puede decir del grupo es que no son una panda de jubilados ganando dinero con giras interminables. Sí, giran mucho y sacan muchos recopilatorios y directos, pero es que dan unos conciertos espectaculares en los que su vocalista (con 54 añazos ya) no para de moverse, dar espectáculo y llegar a todas las notas con una facilidad pasmosa. Cuando los vi en 2007 en Bilbao recuerdo haber alucinado con los saltos que pegaba Bruce Dickinson y lo bien que sonaban, casi como en disco. Supongo que eso es lo mejor que se le puede decir a un viejo rockero, que lo sigue haciendo como si fuera joven.

Mientras sigan así, como si siguen girando con 70 años.

Anuncios
  1. […] siguiente entrada. Pero vamos a respetar el orden alfabético y seguimos con la J. Ya hablé en la anterior entrada del jebi metál así que dejamos aparcados a Judas Priest de momento. Tampoco me atrevo con Joy […]

  2. […] con una variante más metalizada de su estilo a veces, y otros dejando ver que grupos como Iron Maiden les debieron molar de lo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: