Javier Alemán

Sobre hombros de gigantes

In Ciencia, Citas on octubre 1, 2013 at 6:20 pm

newton

La ciencia, bien entendida, es el paradigma de la humildad. Pero sólo es así cuando se aleja de veneraciones, dogmas de fe y totalitarismos.

Y es que la ciencia no es, ni pretende ser, la Verdad. Más bien, es un método con el que coquetear infinitamente con la realidad, en un eterno acercamiento a los enigmas y los pilares del universo. Un flirteo con la verdad, que nunca se consuma. Porque “la Verdad” es un concepto más cercano al autoritarismo y a los dogmas, y a la ciencia no le interesa eso. Un buen científico se olvida de criterios de autoridad (lo dijo Nosequién…) y de respuestas absolutas y entiende que lo suyo es una aproximación a la verdad.

¿Una forma fácil de distinguir a una pseudociencia de una disciplina científica seria? La segunda jamás dará respuestas absolutas. No te dirá “todos o ninguno”. No te dirá que el ser humano usa determinada parte del cerebro para una cosa con total rotundidad. Tampoco encontrará causas y efectos en todos lados, porque sabe lo que es una correlación o una concatenación de eventos. Y estará siempre dispuesta a destruir sus propios argumentos para encontrar mejores teorías, en permanente revisión. Si se encuentra alguno mejor, se descarta el anterior, y a seguir investigando para desmontar el nuevo.

Así funciona, en teoría, el método científico. Pero claro, el método lo aplican seres humanos y todos sabemos cuántos defectos tiene nuestra especie. Muchas veces hay científicos que se creen el centro del universo y se embeben tanto de su conocimiento que es difícil diferenciarlos del líder de una secta religiosa: usando los mismos argumentos simples y dogmáticos. Han perdido el norte y nadie es inmune a ello, ya publique en Nature, sea Nobel o el investigador más famoso de todos los tiempos.

Por eso es fundamental educar en pensamiento científico a la gente, para que pueda distinguir lo que es una patraña y lo que no, sin necesidad de saber de todo. Para que huya del criterio de autoridad, lo diga quien lo diga. Porque no podemos evitar que nuestros científicos patinen o se vuelvan prepotentes y creídos.  Por eso, todos los días encuentro motivos para agradecer mi formación en diseños de investigación y análisis de datos, de la que tanto huyeron algunos colegas en la universidad. Me encantaría que el resto de gente la compartiera porque nos haría a todos la vida bastante más simple.

Porque no siempre nuestros científicos conseguirán ser humildes, tras coquetear con los secretos del universo es fácil perder la vista de lo mundano. Pero no deberían olvidar una bonita frase de Bernardo de Chartres, que una vez citó Issac Newton:

“Si he logrado ver más lejos, ha sido porque he subido a hombros de gigantes”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: