Javier Alemán

La poesía salvaje de Fuerteventura

In Fotos, Paisajes on noviembre 16, 2013 at 12:03 pm

fuerteventura6

Anoche volví de Fuerteventura tras padecer, cómo no, un nuevo infortunio; el robo de mis auriculares. El odio que esa isla me profesa aumenta a la vez que voy entendiéndola y queriéndola más, pero tengo la esperanza de que cambie.

Lo cierto es que, hablando a nivel de paisajes, es un mundo inmenso a descubrir, que voy tanteando en largos trayectos en coche para ir a trabajar de una ciudad a otra. Sacando fotos sin parar, aplastando el móvil contra la ventanilla para que no se note tanto que las saco desde el coche, intentando retratar la poesía marciana de las antiguas Maxorata y Jandía. Así que simplemente voy a poner unas cuantas fotos, que si pincháis se ven a resolución inmensa.

Es curioso cómo si recorres la inmensa carretera (para un canario) que va de norte a sur de la isla, de Corralejo a Morro Jable, hay varios momentos en los que parece que cambias de isla. Muchas veces el paisaje es rojizo y baldío, un inmenso Marte con edificios abandonados, fincas y alguna que otra cabra paciendo.

fuerteventura3

Hay de todo en la inmensa soledad. Montañas ferrosas y montañas más oscuras. Malpaíses a los lados de la carretera, de obsidiana afilada. Viento y planicies hasta donde llega la vista. Ése es el paisaje mayoritario, el de un bonito yermo por el que se van conectando pequeños pueblos dispersos.

DSC_0930

Si consigues sobrevivir a los conductores locos adelantando en hilera en puntos donde está prohibido, a medida que avances desde el centro de la isla, tanto al sur como al norte, el paisaje va cambiando hasta llevarte a un territorio nuevo. Los colores se vuelven más brillantes, acercándose al amarillo pálido y al blanco de las inmensas extensiones de arena, de dunas y más dunas que han ido profanando los hoteles. Es triste ver cómo hay canarios a los que la idea de meter un hotel en medio de un parque natural les parece bien porque así se camina poco hasta la playa y es penoso asumir que el paisaje se ha ido destruyendo por nuestra culpa.

Corralejo

Finalmente encuentras el mar, en algunos puntos tan verde y hermoso como el del Caribe, en otros con ese azul oscuro que tan bien conocemos los atlantes. De nuevo, hay miles de playas, muchas de ellas agredidas por los empresarios turísticos y la poca cabeza de los que les hemos dado tanto poder, pero siguen quedando calas abandonadas, pequeñas batallas entre tierra y mar donde el medio ambiente se ha librado, impoluto, de la avaricia del ser humano. Lugares donde aún puede encontrarse a una Fuerteventura que no se rinde sin luchar, que frente a todas las agresiones, sigue conservando su poesía salvaje.

fuerteventura5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: