Javier Alemán

EP, el formato “olvidado”

In Música, Personal on diciembre 30, 2013 at 10:29 am

EP

¿Aún no he hablado de algo tan bonito como los EP’s? Pues habrá que ponerle remedio.

Ya he dicho que soy más de oír discos completos que canciones. También, que cuantas más canciones, mejor (y de ahí mi amor a las caras-B). Y sin embargo, hay que reconocer que a veces las producciones más largas no son todo lo buenas que podrían ser. Muchos discos traen relleno, “compromisos contractuales” que cumplimentar, que dirían Los Planetas. En cierta medida tengo la suerte de no padecer ese mal, que se da más en los artistas muy mainstream que tienen sólo dos singles y deben sacar un disco para colarlo en las estanterías del Corte Inglés, pero a veces no escapo de la morralla de las canciones de más.

Para evitar este tipo de problemas existe un formato que, personalmente, adoro: el EP. No son más que las siglas de Extended Play, frente al Long Play del LP. ¿Pero qué leches es el EP? Para definiciones históricas ya está la Wikipedia, que habla de su origen en el tipo de vinilo. Básicamente, un EP, a día de hoy, es una grabación musical que dura más que un single y menos que un disco (me refiero al LP, pero para no repetir el término). El término es vago, porque un single con varias caras-B (si no son varias versiones de una canción) puede calificar perfectamente para serlo. Para no hacernos líos, la convención general dicta que un EP son unas cuatro canciones, o dura no más de 25 minutos (dos canciones larguísimas podrían clasificar para EP así). Como siempre, hay mil excepciones a la norma, pero al menos es un buen punto de partida para entender de lo que estamos hablando.

Descubrí el formato al poco de empezar a escuchar música, en medio del mismo frenesí de búsqueda de canciones “fuera de disco” de mis grupos favoritos. Porque para mí, muchas veces tenían un carácter secundario, de temas inéditos más que del propio “corpus oficial” de composiciones de los grupos. Y dependiendo de la banda, hay veces en las que sí, aunque otras hacen un uso exhaustivo de canciones de EP’s en sus conciertos, dándoles el mismo valor que a las de disco. Fui aficionándome a él, y creo que el primero que tuve fue Canciones desde Palacio (2006), de Nacho Vegas, que descubrí a través de dos de mis canciones favoritas del asturiano “Canción de Palacio #7” y “Canción de Isabel”, en la época en la que uno compartía música con sus amigos a través del mítico Messenger.

canciones-desde-palacio

Es muy difícil meter una canción mala entre cuatro o cinco posibles. Quizá más experimental o más rara, pero…¿mala? Por eso me encanta el formato. Por un lado, es cierto que son pocas canciones, pero por el otro, no suele poner trabas a la hora de escucharse en su totalidad, no suele traer relleno y a veces sirve para conocer otras caras del artista. Y como decía, supongo que queda en mí parte de la emoción de seguir accediendo a material “inédito” del autor, fuera de sus álbumes “canónicos”.

Además, es un sistema ideal para los grupos independientes: permiten mostrar más canciones que un single y es más barato de grabar que un LP. De ahí su popularidad en muchos grupos indies o bandas que están empezando y quieren empezar a sacar material para que la gente pueda escucharles en casa o sus trayectos, más allá de los directos. Ojo, que tampoco es que sean una cosa alternativa y moderna, los Beach Boys, Beatles y demás también grabaron su buen puñado de EP’s y llegaron a reventar las listas de más vendidos con ellos. Pero sí es cierto que sigue siendo el formato ideal para muchos grupos underground y es más raro verlos en un David Bisbal de la vida y demás (salvo “EP’s de remixes”, en fin…).

La cosa es que ahora mismo no consigo recordar algunos de mis favoritos y pretendía dejar una lista (así de maniático soy), pero bueno, ahí va una serie de EP’s muy ricos, aunque me quedo con la sensación de que me dejo muchos de los mejores:

  • Los Planetas: Medusa (su primera publicación), Cuatro Palos
  • Nacho Vegas: Canciones desde Palacio, Miedo al zumbido de los mosquitos
  • Crosses: EP †, EP ††
  • Le Temps du Loup: EP 2013 (óyelo aquí)
  • Placebo: B3 (mejor que sus dos últimos discos)
  • The Cure: Japanese Whispers (¿recopilatorio de singles, EP?)
  • Suede: Stay Together (es un single y de mis favoritos, pero la edición USA, donde los llaman “The London Suede”, trae más temas y califica para EP)
  • Cordura: Cordura
  • Glasvegas: A Snowflake Fell (and it felt like a Kiss) (Ep “Navideño”)
  • Maybeshewill: Japanese Transcript
  • God is an Astronaut: A Moment of Stillness
  • Muse: Dead Star / In Your World
  • The National: Cherry Tree

Y aquí un link con una lista de los mejores 100 EP’s de la historia, con muchos clásicos que me he dejado (como el Magical Mystery Tour). Hay muchas más listas y foros de gente clasificando sus EP’s favoritos, así que parece que no estoy solo del todo en mi adoración por el extended play.

Eso sí, en breve plasmaré mi adoración en forma de lista de Spotify, que pondré por aquí. Atentos.

Anuncios
  1. […] tanto protagonismo y su voz un timbre tan propio. Y sin embargo, supieron reponerse y sacar un EP posterior llamado Touch the Sun (2009) con Tim Neighbors. Aunque su timbre difiere (se acerca mucho […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: