Javier Alemán

La Isla de las Máscaras

In Islas Imposibles on febrero 10, 2014 at 6:14 pm

mask

Miyake-jima, el lugar donde cada persona está obligada a llevar siempre una máscara antigás.

Además de poseer un sorprendente ecosistema y varias especies protegidas, la isla de Miyake ha pasado a la historia como templo de la tenacidad (o estupidez) humana. Situada sobre una cadena de volcanes, probablemente es uno de los sitios más inhabitables del universo, si no contamos Burgos o la Antártida.

En el año 2000 el volcán principal, el Monte Oyama, erupcionó tras 17 años de latencia. Se sucedieron más de 17000 terremotos acompañando el Infierno en la Tierra, con columnas de humo kilométricas, ceniza volcánica y pirolitos regando la isla. Y por si fuera poco, el dióxido de azufre comenzó a cubrirla, hasta convertirla en un yermo tan inhabitable que el gobierno japonés acabó ordenando su evacuación.

Así quedó durante cinco años, una minúscula masa de tierra en el Pacífico que contenía un post-apocalipsis perfecto, un museo de la humanidad lleno de casas comidas por la herrumbre y la lava, de parques abandonados y coches cenicientos. ¿Quién querría volver a semejante lugar?

Unos cuantos de sus habitantes, más de 2800, volvieron a sus casas tras el periodo de exilio. No era la primera vez que la isla les maltrataba: a mediados del siglo pasado el volcán se llevó más vidas con varias erupciones, llegando a tragarse la lava a once personas en 1940. Supongo que la tragedia se banaliza cuando es tan constante. Ahí siguen, con el Monte Oyama que no ha parado de supurar gas tóxico durante todo este tiempo, con zonas de la isla cerradas al público y con empleados del Gobierno revisando continuamente las condiciones de habitabilidad.

¿Es tan poderosa la pulsión que nos obliga a llamar hogar a un sitio? ¿Tan potentes los paisajes subtropicales y el clima agradable de la isla cuando no intenta matarte? Quizás. Mientras tanto, sus habitantes están obligados a llevar permanentemente, consigo, máscaras antigás. No es necesario que las lleven puestas salvo cuando suenan las alarmas, cuando aúllan con violencia porque la Muerte saca a pasear su gas pestilente. Siguen con sus vidas, en un alarde de terquedad, con la chulería del que desafía a la naturaleza.

boda

Sus habitantes no son los únicos en bañarse en la locura de Miyake-jima, porque resulta que se ha convertido en un destino turístico. Los visitantes acuden en tropel, dispuestos a disfrutar de su pedazo de fin del mundo, listos para visitar las ruinas de la civilización con las máscaras desechables que pueden comprarse en la estación de ferry. Los submarinistas visitan su costa llena de coral y los biólogos pueden fascinarse con una variada gama de especies que ha sobrevivido al volcán una y otra vez.

El aire extraño y trágico también acompaña a su personaje más famoso, Jack Moyer. Durante la Guerra de Corea, el ejército estadounidense usaba una roca cercana a la isla como práctica de bombardeo, hasta que Jack (un soldado apostado allí) descubrió una exótica especie de ave marina. Tras escribir una carta al presidente Truman para preservarla, los bombardeos cesaron y el militar se quedó en la isla. Vivió varias de las erupciones y también la evacuación del 2000. Durante la prohibición de establecerse, el gobierno japonés lo llevó de vuelta a la isla para buscar indicios de recuperación. Y en 2004 acabó suicidándose en su casa de Tokio. No volvería a repoblarla con el resto de intrépidos.

Más allá de lo terrorífico de las imágenes y de lo incómodo que debe ser vivir constantemente pendiente de los flatos de un volcán, hay algo simpático, romántico e ingenuo en el testimonio que nos dan los habitantes de Miyake-jima: como raza de “seres inteligentes” somos así de insensatos. Nuestra alma es tan indómita que nos permite seguir llamando hogar al fin del mundo. ¿Qué plaga será capaz de erradicar a un ser así?

La respuesta no la tenemos ni yo ni el Monte Oyama.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: