Javier Alemán

Despertar a Mago: La Ascensión

In Rol on abril 21, 2014 at 6:54 pm

magoascension

Pequeña partida introductoria a mi juego de rol favorito de la historia del universo.

Es curioso, pero tras tres años y medio viviendo en Las Palmas, no habíamos jugado a rol en casa. Tiene mucho que ver con el hecho de que durante años no jugáramos por habernos dispersado en el espacio mi grupo de jugadores habituales, pero es curioso. Es curioso que hayamos retomado la afición en Tenerife, en la sempiterna casa de mis padres que tantas partidas albergó, antes incluso que probar a jugar una pequeña crónica en nuestra casa de Las Palmas.

Así que aprovechando que teníamos un rehén huésped con el que hacía añísimos que no jugábamos, decidí darle la chapa sin parar hasta que el pobre aceptó jugar una pequeña partida (y mi señora también, que siempre dice que sí a estas cosas). Normalmente pido una historia del personaje de cada jugador por escrito, al igual que a mí me gusta preparar una serie de cosas, pero aquí el tiempo jugaba en nuestra contra y decidimos probar por un sistema más “orgánico”: cada jugador se trazó un pequeño esbozo de personaje para la ambientación de Mundo de Tinieblas, un personaje humano con unos pequeños detalles para permitirme hilar una historia. Ellos no sabían a qué iban a jugar, pero yo ya lo tenía decidido: Mago – La Ascensión (no por nada he hablado del juego más que de cualquier otro en mi blog).

Y con eso dicho y ellos dos viendo un capítulo de Sherlock para dejarme un rato para preparar la narración, empecé a pensar. Calculé algo sencillo, como para jugar durante dos horas y no acabar saturando. Tenía que ser algo autoconclusivo porque sólo podríamos jugar esa partida (y en Tenerife ya estamos jugando otra con otro amigo y no quiero tener dos partidas en la cabeza), así que…¿por qué no una partida donde los jugadores Despiertan y se decantan por uno de los bandos de la Guerra de la Ascensión?

Ahora faltaba hacerlos coincidir. Normalmente en una partida más larga solemos decantarnos por ir cada uno interpretando a su personaje hasta que acaban confluyendo, pero en algo tan breve tiene que ser instantáneo. ¿Cómo hacer para que se juntaran ya en la primera escena? Uno de los personajes estaba divorciado y la otra era soltera, así que empecé a pensar…¡una cita a ciegas! Era tan estúpido que podía funcionar. Y vaya si funcionó: la escena inicial, con cada uno de ellos llegando al restaurante, pidiendo y tratando de mantener una conversación fue una delicia, ideal para darles la oportunidad de profundizar un poco más en sus historias. Escena graciosa, divertida y muy bien llevada por los jugadores, que lo hicieron de lujo durante toda la partida.

Techno

Pero, evidentemente, no era una partida sobre citas a ciegas, sino una iniciación a Mago: La Ascensión. Así que en medio de la peor cita a ciegas de la historia, en la que lo peor que podría pasar sería que cada uno se fuera por su lado tras un mal rato lleno de vergüenza, surge un monstruo que ataca a otro de los comensales del restaurante. Y ahí ambos Despiertan: ascienden a un nuevo nivel de realidad, “conocen” el mundo tal cual es, mutable, sometido a la voluntad de las personas. En medio del shock sus sentidos se agudizan, cabalgan durante un microsegundo por el tiempo y espacio, y se desmayan.

El resto de la partida lo pasan en un agradable hospital de atención a la salud mental. No de los horribles de las películas, sino un entorno tranquilo, con habitaciones decoradas con mimo y llenas de libros sobre ciencia ficción y revistas de divulgación. Y una psiquiatra comprensiva y cálida, que en un principio quiere hacerles entender (y superar) el brote psicótico que han sufrido en el restaurante. Es justo al final de la partida cuando les dice la verdad y les lanza una oferta: el monstruo era real y el mundo es un lugar desagradable plagado de criaturas horribles y hombres caprichosos capaces de destrozar a la gente y la propia Realidad por cualquier rencilla estúpida.

La oferta, claro está, es pasar a formar parte de una organización de personas que no van a dejar que un par de desgraciados abusen de la humanidad. O como ellos lo llaman, la Unión Tecnocrática.

Lo más gracioso es que la acepta la que menos inclinada estaba a hacerlo al principio: la tarotista vegetariana que reniega de la “medicina occidental”. El virus de la Razón se le ha metido en la cabeza y rápidamente matará ese tipo de ideas supersticiosas. Y, de nuevo, lo más gracioso es que el bibliotecario tranquilo, casi apagado, es el que rechaza y acaba juntándose con un grupo de “magos” que se le insinuó a través de un celador del hospital.

Y voilà, partida finalizada y dos personajes que nacen en el mundo de Mago: La Ascensión, listos para futuras partidas y para ser desarrollados con más profundidad. Mi infinita gratitud a los dos jugadores por animarse y por hacerlo tan bien, por darle tanta facilidad al narrador para sacar entre todos adelante la partida. Ahora está por ver si seguimos más adelante, tal vez cuando ya nos hayamos mudado a Tenerife. Lo bueno es que la partida, aún cortita (es lo más corto que dirijo desde hace muchos años), fue entretenida y memorable, con valor propio y no de prólogo.

Menuda manera de acabar una cita a ciegas, ¿no?

Anuncios
  1. […] una de Vampiro: La Mascarada llamada We Eat Blood And All Our Friends Are Dead y otra de Mago: La Ascensión (el mejor juego de rol del […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: