Javier Alemán

Javier vs. el Partido Humanista (Triángulo de Amor Bizarro en Tenerife)

In Música on junio 22, 2014 at 11:58 pm

triángulo amor bizarro

Tengo una deuda con Triángulo de Amor Bizarro.

Una deuda de muchos años, desde el lejano 2006, cuando pude haberles visto pero decidí, por pura estupidez, no hacerlo. Eran teloneros (junto con Kasabian) de The Killers y The Smashing Pumpkins en Madrid, y estaba en una época (de la que no consigo salir) en la que no te da por hacer caso a los teloneros. En general suele ser un error estúpido, porque quien es ahora telonero tarde o temprano acabará liderando un cartel, pero era joven y tenía la excusa de la tontería.

Poco después descubriría que el grupo me gustaba con su disco homónimo (2007). Me gustaban mucho, tanto como para acabar contactando con ellos vía Myspace para pedirles permiso para sacar una de sus letras (Para los seres atados) en mi primera novela. El grupo (simpatiquísimos por correo) accedió y me gusta pensar que recuerdan el momento, aunque es poco probable. Pero no doy más vueltas, tenía una deuda con Triángulo de Amor Bizarro y por fin, ocho años después, he podido saldarla.

Y ha sido más bien por una coincidencia: un fin de semana que iba a estar en Tenerife y en el que descubro que tocarán en el espacio cultural Aguere por el Día de la Música. Había oído hablar de la iniciativa y sabía que hacían conciertos, pero aún no me había dado por pasarme por el antiguo cine (es lo que tiene vivir en Gran Canaria). Así que pagando diez euros de entrada, yendo a hacer tiempo con el Alemania – Ghana y luego entrando a la sala, ahí estaba.

Abrieron Keiko como teloneros, grupo tinerfeño que hace, simple y llanamente, rock & roll. Muchísima energía y muchísima complicidad por parte del público, hasta el punto de reclamar bises cuando sabían que ya tocaba que los actores principales salieran al escenario. No son el aperitivo que uno esperaría como previa a un grupo de shoegaze, pero cumplieron sobradamente y la mezcla quedó bien: un inicio roquero para ya adentrarse en los terrenos del noisepop.

El sonido de la sala es cojonudo: es una antigua sala de cine a la que han vaciado de butacas, dejando abajo del todo al grupo y arriba, en pendiente, al público. Se crea un efecto curioso y le da muy buena visibilidad desde todas partes: ideal para los puretas como yo que no queremos meternos ya delante. Recalco lo del buen sonido porque Triángulo de Amor Bizarro lo necesita para poder desplegar todo lo que tienen que dar.

Saludaron y abrieron con una cuchillada: La malicia de las especies protegidas. Aquí es cuando reconozco que no tengo del todo oído su último disco (Victoria Mística, 2013), así que es posible que cometa errores en el setlist. Pero bueno, para mí lo importante era mi deuda con ellos, y era una deuda tan vieja que necesitaba muchas canciones del primer disco: no defraudaron. Muchísimos loops de bajo (en muchos ratos, el protagonista absoluto), mucha guitarra machacona y los graves inundando la sala, dejando que se escuchara la voz lo justo (en otro lugar se hubieran comido por completo el sonido). Siguen con El Himno de la Bala y ahí empieza mi deuda a saldarse. ¡Cuántos años he esperado para poder oír esta canción en directo!

Foto de Daniel Ramos

El grupo se comunica poco, pero a la vez comulga con el público de esa manera autista e indie que casi llega más que los infinitos interludios para dirigirse a la gente.

Hipnotizado por los bajos olvidé la antigua costumbre de ir apuntando el setlist en el móvil. Hacía tanto que no iba a un concierto (quizás Re/Move en Las Palmas) que mis mecanismos automáticos no funcionaban. Sé que sonaron Robo tu tiempo, Ellas se burlaron de mi magia, De la monarquía a la criptocracia, Super Castlevania IV…Pero yo con las que casi convulsiono acaban siendo las que saldan mi deuda. Me vuelvo loco con El Fantasma de la Transición (título más adecuado que nunca, ahora mismo) que inunda la sala y sube la densidad del aire. Como sospechaba que haría cada vez que meneaba la cabeza en medio de la noche enganchado al disco.

Pura locura en el público con Isa vs. el Partido Humanista y El crimen: cómo ocurre y cómo remediarlo, y todo termina con una velocidad sorprendente. ¿Se ha acabado ya? Queda tiempo para un bis, pero un bis cortísimo en el que espero infructuosamente Para los seres atados y suena a cambio una acertadísima ¿Quiénes son los curanderos?

Cuando uno tarda tanto en saldar sus deudas siempre quedan intereses, y esa canción favorita que cierra el primer disco no sonó. Hubiera sido el colofón, pero nada en esta vida es perfecto. Sólo queda agradecerle al grupo el salto a Canarias (parece que cada vez se anima más gente) y soñar que el espacio cultural Aguere dure muchísimo más tiempo en Tenerife: necesitamos iniciativas así.

Anuncios
  1. […] dentro de la sala de Aguere Cultural había más de 100 personas. Más o menos el mismo aforo que cuando vinieron Triángulo de Amor Bizarro. Un número más que decente para un grupo al que no todo el mundo que estaba allí conocía, y las […]

  2. […] evento iba enmarcado dentro del Día Europeo de la Música (el año pasado se celebró con Triángulo de Amor Bizarro + Keiko) y abrió primero con una sesión de Juana la Cubana (el periodista Job Ledesma). Sirvió como buen […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: