Javier Alemán

Neverwhere, serie adelantada a su tiempo

In Series on agosto 3, 2014 at 9:59 am

neverwhere

Había leído el libro y el cómic, pero no había visto la serie aún, que fue la primera.

Neverwhere nació en la cabeza de Neil Gaiman en 1996, como serie producida por la BBC, la fantástica cadena pública británica. Una serie corta, de seis capítulos de media hora, que nos contaba la historia de Richard Mayhew: el más normal y aburrido de los oficinistas que, por un acto de caridad, acababa convertido en paria en su mundo y arrastrado a “London Below”, un Londres muy distinto al suyo.

Quitando el formato y lo “cutres” que puedan verse algunas ropas y efectos (no olvidemos que la serie tiene ya 18 años), lo cierto es que Neverwhere es todo un acierto. Tiene un casting fantástico, lleno de actores que más adelante acabarán pululando por otras series pero que en el momento son bastante nuevos para el espectador. En concreto, Paterson Joseph, que hace de un fantástico Marqués de Carabás, es capaz de comerse la pantalla cada vez que aparece, y el resto hacen interpretaciones muy creíbles.

Las localizaciones también han sido elegidas con mucho criterio, y a lo largo de los 180 minutos que dura la serie haremos un tour completo por Londres: varios de sus edificios más emblemáticos y sus calles más conocidas, además de la propia mitología de la ciudad, su metro oficial y sus estaciones ya cerradas, paraíso de los fanáticos de las leyendas urbanas. Muy muy buena labor para crear un escenario muy distinto a lo que estamos acostumbrados a ver en las series.

Porque el principal atractivo de Neverwhere, más que la historia que nos quiere contar (muy clásica, con su viaje del héroe del oficinista aburrido al hombre por fin capaz), es el mundo que nos presenta. Estamos en los 90 y aunque hay un pequeño movimiento de fantasía urbana entre los escritores y diseñadores de juegos, aún está naciendo. Es sorprendente que en un momento así surja (casi de la nada, porque Gaiman aún no había saltado del cómic al libro) y a partir de ahí sea capaz de influenciar a otros artistas y dar el salto a otros medios (la novela, luego el cómic, y ahora la adaptación a radio). El “Londres de abajo” que nos enseña es un lugar maravilloso, una burbuja en el tiempo que sobrevive en las profundidades de la ciudad, entre sus túneles de metro, alcantarillas y construcciones abandonadas. Un lugar donde la magia, los ángeles y todo tipo de monstruos coexisten, con sus extrañas leyes propias y su discurrir, ajeno al “Londres de arriba”.

Es una pena que en 1996 le pasara lo que a otras series adelantadas a su tiempo (Twin Peaks…) y no hubiera una apuesta aún más fuerte por ella, con más presupuesto y la posibilidad de darle continuidad. Porque el mundo de Neverwhere da para mucho y resuena con la magia que va perdiendo la vida de cualquier persona cuando se hace adulta, ofrece la posibilidad de seguir soñando y de adentrarse en la fantasía: peligrosa, salvaje, pero también apasionada, divertida y llena de libertad.

Estoy convencido de que algo así triunfaría con el espectador actual, más acostumbrado a este tipo de propuestas, y generaría un culto mucho mayor al que la serie ya tiene.

Una última reflexión: ¿por qué en España no se producen estas cosas? ¿Por qué en el Reino Unido tienen una cadena pública capaz de crear esto, todo un Yo, Claudio o Sherlock Holmes y aquí seguimos teniendo lo de siempre, una y otra vez? Qué tristeza, sentirse así de condenado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: