Javier Alemán

Atlas de Islas Remotas

In Literatura, Paisajes on diciembre 17, 2014 at 11:31 am

atlas

¿Un libro sobre islas remotas? El amor era una certeza.

La obra de Judith Schalansky es un enorme monumento al Wanderlust, a ese pasear la imaginación cuando uno observa un atlas y se pregunta qué habrá en cada región. Lleva en él el espíritu de los grandes exploradores, la idea de principios del siglo pasado (y finales del anterior) de llegar a los lugares más remotos, que aún quedaban inexplorados. Cuenta con una edición preciosa, con mapas ricamente ilustrados de cada una de las islas y su disposición en los distintos océanos, pero, aún así, eso no es lo más interesante.

Es más bien esa invitación que tiende al lector por experimentar la fascinación de la propia autora con los mundos remotos. Empieza con un prólogo fantástico en el que describe el porqué de este atlas que envuelve el resto de la obra, que invita a tomar esa actitud de fascinación por lo desconocido, a sentir la necesidad de conocer las regiones más lejanas del planeta.

En adelante, es un compendio de sitios fascinantes. Islas de todo tipo, desde las más minúsculas, apenas arena y corales muertos que se amontonan para formar un pequeño atolón, hasta las que, con un tamaño algo mayor, se atreven a alojar hasta un millar de habitantes. Como Tikopia en el Pacífico, donde la presión poblacional es tan grande que el aborto se convierte en necesidad, o Takuu, de donde sus habitantes nativos no quieren irse a pesar de que el cambio climático la está hundiendo en el fondo del mar.

La labor de la autora en cuanto a documentación ha sido brutal, pues acompaña cada una de las islas descritas con un pequeño texto que demuestra que las ha investigado. Bien puede ser un suceso histórico, el relato casi mitológico de su descubrimiento, pero también una serie de anécdotas que parecen surgidas más de la mente de un escritor, ficciones que superan a la realidad. Islas penales, islas donde se intenta alcanzar el paraíso comunista e islas donde el ser humano no puede soportar la soledad y se aniquilan unos a otros, perdidos a la deriva. Islas con historias de piratas, llenas de investigadores, de estaciones de radio…o incluso meros accidentes geográficos que por geoestrategia se convierten en lugares imprescindibles, como Iwo Jima. Incluso la desolada Antártida, de hielo perpetuo y rocas extrañas, tiene cuentos que contar, con sus aventureros atrapados que desaparecen en la nieve.

Hablaba hace tiempo de cómo el conocimiento acaba con la magia del mundo, pero precisamente este libro está plagado de conocimiento y estimula la fantasía. Quien sigue soñando con lugares remotos, con mundos extraños contenidos en pocos kilómetros cuadrados y aislados por el océano, encontrará aquí material que resuena lleno de magia y misterio. Lejos de apagar las ganas de vagar por el mundo, de acabar con el ansia, dará contenido para imaginar aún más.

Anuncios
  1. […] y sin viajes de empresa, sí que conseguí remontar un poco y leerme unas cuantas cosas: a destacar Atlas de islas remotas, libro que no sabría clasificar, La Náusea de Sartre (por fin) y esa maravilla llamada El hombre […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: