Javier Alemán

Los libros de autoayuda ¡vaya timo!

In Ciencia, Psicología on febrero 17, 2015 at 3:27 pm

libros-de-autoayuda-vaya-timo

Tenía ganas de hincarle el diente desde que me enteré de su salida.

Fundamentalmente por tres cosas: me gusta la colección “¡Vaya timo!” de Laetoli (disfruté como un niño con el dedicado al psicoanálisis), porque su autor, Eparquio Delgado, me parece buen divulgador de psicología, y porque no soporto los libros de autoayuda ni la neoliberalísima ideología del buenrollismo.

Por mi antiguo trabajo he tenido que lidiar durante años con cantamañanas, vendedores de crecepelo y magos de la comunicación, tragando siempre saliva y aprovechando las largas pausas entre conferencias mierder para desahogarme con el pobre compañero que quisiera escucharme. No sólo eso, sino soportar innumerables recomendaciones de libros de esos que te cambian la vida, asintiendo y callando porque nadie quiere escuchar una opinión que no sea la suya.

Pero hablemos del libro. Tiene una estructura con un inicio que revela lo fácil que es vendernos la moto con afirmaciones simples y contundentes (el gran problema que tiene la psicología, donde nada es sencillo), la ilusión de causalidad, el atajo cognitivo de los expertos (“si quien lo dice tiene un Nobel, aunque sea de otra cosa, pues igual tiene razón”)…Buena forma de empezar, que quiere huir de la tontería de pensar que quien se cree lo que lee en un libro de autoayuda es imbécil y que pone en el foco en el otro lado: los tramposos y las editoriales, que se amparan en la mercadotecnia y un profundo conocimiento de cómo vender para colársela a la gente.

Luego hace un repaso de varios de los formatos existentes. Desde los más esotéricos, influidos por el new age y el orientalismo mal entendido, hasta los más “técnicos”, que quieren usar la jerga científica para parecer algo más digno y serio que los anteriores. Hay una exposición de las tonterías de Coelho o la crueldad victimizadora de El Secreto (como la famosa anécdota del tsunami en el sureste asiático), pero probablemente los dos capítulos que más me han hecho disfrutar han sido los referidos al coaching y la psicología positiva.

Entiendo que me han gustado porque le predicaba a un converso, pero también porque es a los que más espacio dedica para desmentir muchos de los postulados: no sólo hablando de la evidencia científica que hay en contra (o inexistente para sus afirmaciones), sino también mojándose y relacionándolo con una cosmovisión en la que sale perdiendo siempre el humilde. Y dándole el esperable palo a la idiotez de la PNL. Quizá esperaba algo más de virulencia a la hora de desguazarlos (al fin y al cabo, hablamos no sólo de falta de profesionalidad y de escrúpulos, sino de un sector que nos hace intrusismo), pero creo que la exposición, más razonada y tranquila, beneficiará a quien se lea el libro con una idea más neutra, menos formada. Fantástica es la parte en la que habla de los beneficios psicológicos del (mal entendido) “pesimismo” y de los perjuicios que causa ese optimismo radiante que nos venden, como la sensación de invulnerabilidad o la facilidad para ser engañados.

Finaliza preguntándose si, a pesar de todo, pueden servir para algo y hablando de la polémica de los placebos en medicina, para pasar algo de puntillas sobre la biblioterapia y lo poco que se ha encontrado que funciona como acompañamiento a una terapia rigurosa. La conclusión es la esperable: no sirven, muchas veces hacen más mal que bien y muchos de ellos promocionan un estilo de vida y una ideología que es de todo menos saludable, en la que es fácil abdicar de la responsabilidad y señalar que el que está mal, lo está porque “quiere” o al menos, es cien por cien responsable de su miseria.

cubierta_brightsided_medEn definitiva: gustará a quien quiera al menos reflexionar sobre el tema y tener una visión más informada de él. El estilo tranquilo ayuda a que incluso los partidarios de ellos al menos tengan algo que llevarse para consultar con la almohada y contiene varias recomendaciones adicionales para quien quiera leer más, con el fantástico Sonríe o muere de Barbara Ehrenreich entre ellas.

Ahora bien, yo sigo esperando un palo aún mayor al coaching, pero eso ya es una fobia propia.

Anuncios
  1. […] Pero no ha sido un año malo por tanta no-ficción, ni mucho menos. He leído algunos libros que me parecen absolutamente imprescindibles (Chavs, Miedo y asco en La Liga…), he disfrutado mucho con la colección futbolera de Libros del KO (y me faltó por reseñar El Autoestopista de Grozny, con Ramón Lobo haciendo una radiografía fantástica del fútbol como bálsamo para la guerra) y con el libro sobre el loquísimo Jim Jones que editaron La Felguera (una editorial salvaje y maravillosa). Encontré también buena divulgación política en el omnipresente Lecciones políticas de Juego de Tronos y muy buena divulgación psicológica en Los libros de autoayuda: ¡vaya timo! […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: