Javier Alemán

Gusanos en el oído

In Música on marzo 30, 2015 at 10:49 pm

toundra

Hablaremos de gusanos, vale, pero no es lo que parece.

Los angloparlantes (porque no sé si es algo yankee o inglés) usan la expresión “earworm” para definir la música que se te mete en la cabeza y no sale de ninguna de las maneras. Normalmente son esas tonadillas facilonas, ese pop mierder que uno se sorprende tarareando durante horas e incluso días, incapaz de librarse de él. Y por supuesto, sabiendo que suelen ser las melodías más sencillas las que más se pegan, durante el día lo suyo sería que nos vinieran gusanos al oído mandados por ese tándem diabólico que podrían ser Shakira y la mierda que esté de moda en el momento. Una sensación que además es descrita como muy molesta, especialmente para las mujeres (a las que les dura más en tiempo).

Siendo un tema neuropsicológico y difícil de medir, aún hay mucha especulación en torno a él. No voy a meterme de lleno en su posible causa, pero me gusta la explicación que se le da desde el efecto Zeigarnik: no sabemos cómo hemos pillado los gusanos, pero sí que perduran, seguramente, porque son una tarea inacabada, que genera mejor huella en memoria. De hecho, uno de los consejos que se suele dar para sacarse de la cabeza la repetición es (si se puede) oír la canción entera, hasta el final, o si acaso intentar imaginarla entera. No es infalible, pero algo debería ayudar según esa hipótesis.

No voy a hacerme el especial diciendo que no me pasa (le ocurren al 98% de la población), porque me pasa. Yo mismo me veo preso de musiquillas de cuando era pequeño de cuando en cuando, o de cosas que no escucharía ni fuera de mis cabales (por ejemplo, el maldito Call me maybe). Pero en mi vida diaria, además de esta plaga asquerosa me acompañan otros gusanos más benévolos, como los que infestan a Fry en Futurama. Un torrente musical que cesa de cuando en cuando pero se repite a diario, y que más que molestar, es capaz de sacarme por un rato de mi cuerpo y hacer que lo cotidiano sea un poco más mágico.

Me refiero a los gusanos del post-rock.

La investigación ha encontrado que la música instrumental y compleja es más difícil que genere pasajes intrusivos, pero ahí también habría que entrar a valorar el efecto de asociar la música a determinadas cosas, el tiempo que se pasa escuchándola… En casa, en el trabajo o cuando voy por la calle y no llevo el iPod conmigo (cosa rara) siempre acabo teniendo algo en la cabeza. Pueden ser algunos pedazos de TchödMagreb, de Toundra; el inicio de Sky in Red, de Exxasens o (tras el concierto en el que les vi) pasajes y más pasajes de The Suicide of Western Culture. Quizá sea más difícil deshacerse de ellas porque es música sin letra y uno no puede imaginarla llegando a su fin (por mucho que se sepa de memoria las canciones) con la misma exactitud que la que marca un estribillo final.

Yo tengo otra teoría: el frenesí instrumental acaba siendo otra cosa. Música en la que habitar. Se acopla con fuerza al día a día de uno mediante la escucha, agrandando las paredes de su propio mundo con ladrillos de sonido. Lo hace con calma, como las olas que erosionan una montaña hasta dejarla en playa, sin una letra que entre fácil por pura asociación vital. Insidiosa y machaconamente. Y una vez está ahí, una vez ha agrandado el mundo por el que uno transita, se va volviendo cada vez más difícil diferenciarlo del mundo propio. Porque los ladrillos han ido a parar también a tu alma.

A partir de ahí la música instrumental te persigue y exige que la revivas una y otra vez. Es un gusano de verdad, un parásito que se ha hecho hueco para siempre dentro de ti. Se contagia por el aire, y muchos de los infectados acaban tratando de escapar haciendo su propia música, sólo para perpetuar la infección.

En esa sinuosa y lenta repetición se va yendo la vida, contaminada por una música que resuena con algo distinto a las demás. Qué pena que tenga fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: