Javier Alemán

Los otros Standstill

In Música on agosto 3, 2015 at 9:59 pm

standstill

Hay unos Standstill que no son los Standstill que todos pensamos.

Y me imagino que somos muchos a los que nos ha pasado también, ¿no? En ese Internet en pañales por el que me arrastraba cuando empecé a escuchar música, llegué a Standstill (los de Barcelona, los que todos tenemos en mente) a través del The Ionic Spell (2001), con esa barbaridad hecha canción llamada Two Minutes Song. Yo no lo sabía, pero ya habían sacado el Memories Collector y aunque aún no lo eran, con su giro al castellano y a otro sonido más complejo se acabarían convirtiendo en uno de mis grupos favoritos durante mucho tiempo.

Pero entonces estaba con su primer disco, que me compré a través del mítico catálogo de Tiendas Tipo. Se me hacía corto, necesitaba encontrar algo más de su música, y me dio por poner el Napster o el Audiogalaxy, el que fuera, a echar fuego. En esa red precursora de la de ahora había mucha menos información, así que cuando bajé varias canciones (Pistols at Dawn, The Game, The Long Way Home…), con ese oído poco entrenado que tenía, pensé que eran del mismo grupo.

Menudos tres temazos, por cierto. Un post-hardcore algo más afilado que en esos primeros discos de los barceloneses y con una voz algo distinta, que yo asumía que era por tema estilístico. Un sonido algo más yankee, más “emo” y menos “core”, por decirlo de alguna manera. Durante años escuché obsesivamente esas tres canciones cada vez que me ponía a escuchar a los catalanes en el Winamp, como si fueran parte del mismo conjunto.

Pero no. Aún a día de hoy se hace difícil investigar a esa banda que sólo sacó un split (Wish You Were Here, 2002) con Polly Esther. Zas, desaparecidos. Sé que son estadounidenses pero ni siquiera podría ponerles una zona. Creció Internet, creció mi conocimiento musical y aparecieron los mejores discos de Standstill (el homónimo y la sobrada que es Vivalaguerra, claro). Vi al grupo en Tenerife y luego en Bilbao, y me sorprendía que no tocaran ninguna de esas tres canciones en el espacio reservado a los antiguos clásicos en inglés. Investigué y, evidentemente, no encontré ninguna de esas tres piezas en su discografía. ¡Eran otro grupo!

Si será habitual la confusión que hasta hace un tiempo, estaban con el mismo nombre en Spotify, hasta que quienquiera que sea que gestione los derechos de los americanos les cambió el nombre a The Stand Still, con el lógico afán de diferenciar a un grupo de otro. Y el grupo sigue siendo un absoluto enigma para mí, una coincidencia astral durante un momento determinado me hizo llegar a ellos, pero esa misma ignorancia me impidió conocerlos realmente.

Pero ahora los oigo y al menos me alegro de haberlos conocido así. De haber traspasado la barrera del absoluto underground de su localidad, cuando Internet aún estaba naciendo para los melómanos, y con la feliz casualidad escuchar lo que tenían que decirme. Trece años después, siguen aquí.

spotify:user:draleman:playlist:1wLT1BKR8fxBmkezYeZRJx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: