Javier Alemán

Detectives de verdad (II)

In Series on octubre 2, 2015 at 10:17 am

truedetective2

Me ha gustado mucho la segunda temporada de True Detective.

Y creo que es, porque, para empezar, no me he acercado a ella como si fuera una continuación 1:1 de la insuperable primera temporada. No venía buscando unas nuevas y oscuras aventuras de Rust Cohle enfrentándose a lo incognoscible, ni a un nuevo agente de policía sinestésico y nietszchiano que se enfrenta a cosas mucho más grandes que él. No va de eso la segunda temporada, no.

Para empezar, es algo mucho más coral. Es imposible un desarrollo tan profundo de los personajes cuando el elenco protagonista se duplica y se da más espacio a los secundarios. Nunca, nunca va a estar a en el mismo nivel de introspección. Sin embargo, la amplitud de protagonismos nos permite hacer una cosa que no hicimos en Luisiana: acercarnos mucho más a los centros de poder y asco del mundo.

Mientras que en la primera temporada Rust y Marty sólo escarbaban con las uñas, quedando las raíces del mundo terrible bien escondidas, en la segunda temporada de True Detective vamos a conocer el mal. Un mal que, como ya decía Nic Pizzolato al hablar de su obra, es mundano sin necesidad de la excusa sobrenatural. El cambio de escenario funciona bien, con esa Vinci que es una sosias en pantalla de la asquerosa Vernon: el epítome de la corrupción, donde la ruina tiene cara y donde la impunidad es tan grande que todo se sabe y nada se hace. Frente a la oscuridad y misterio de los pantanos, el óxido de la industria. Frente a los secretos de la espesura, el mal urbanístico en plena cara.

Se nota que para esta temporada Pizzolato ha cambiado algunos de sus referentes. Del eterno retorno de Nietzsche se pasa al pesimismo inescapable de Schopenhauer (más aún). Del horror cósmico de Lovecraft (que nunca fue lo principal, por mucho que lo pareciera) se adentra en el noir y James Ellroy, con una trama que recuerda mucho a L.A. Confidential e incluso a L.A. Noire. Pizzolato se enfrenta ahora no sólo a las familias de rancio abolengo, sino a la inmensa cantidad de tropelías que se han cometido en su país en nombre del progreso y el crecimiento urbanístico.

Los personajes, a su vez, vuelven al mismo concepto. Todos tienen una hamartiaun error trágico y fatal que les impide hacer lo correcto. A diferencia de Rust y Marty, ahora tocará ver cuando no se acepta la posibilidad de la gracia. Los que entre ellos no toleren la propia posibilidad de salvación van a encontrar algo muy distinto. En el fondo de eso va la serie, no de lo sobrenatural, sino de lo terribles que somos y las historias que nos contamos para poder seguir durmiendo por la noche. Ray, Ani, Paul y Frank también se cuentan historias, también están consumidos por el pasado y también deberían salir de ahí. Sus diálogos no son tan profundos como los de Rust y Marty, y realmente es un acierto: ninguno de ellos es así, sería impostar y mentir.

En el plano visual, aunque se nota que ya no está Fukunaga a la dirección y no encontraremos otro plano secuencia mítico, la dirección de fotografía de Nigel Bluck (tampoco está Adam Arkapaw) consigue sacar petróleo y belleza del que debe ser uno de los lugares más feos del planeta. Y eso es meritorio. De nuevo el embrujo y el desasosiego por los paisajes en ruinas, por la mugre y la desesperación, sólo que en un punto más convencional.

Creo que al final, el principal defecto de la segunda temporada de True Detective es no ser la primera. La expectativa puede haberla matado, pero si no se acerca a ella sin ideas la va a disfrutar mucho. La atmósfera fantasmal y la excelente elección de temas sonoros continua, el buffet de miseria es ahora más explícito y pone caras a lo que sólo insinuaba en la temporada anterior. Y la tragedia y mezquindad por fin tienen un sentido: somos nosotros, los seres humanos, los verdaderos monstruos de pantanos y ciudades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: