Javier Alemán

El año 2015 en música

In Música, Resumen año on enero 4, 2016 at 2:48 pm

collage

Resumen de mi 2015 musical.

Grandísimo 2015 musical, probablemente uno de los últimos años en el que más música nueva he descubierto.

Está claro que para lograrlo, lo primero que hay que tener es la cabeza un poco abierta y dejarse de puretismos, de ese “la música de antes era mejor“. Con el ansia por oír cosas nuevas uno acaba haciéndolo tarde o temprano: ya sea buscando activamente cosas nuevas en la actualidad musical o siguiendo webs que la presentan con bastante acierto (personalmente me encantan Arctic Drones para seguir post-rock y la española Suicide by Star para de todo un poco), y de ahí he descubierto unas cuantas cosas (por ejemplo, a Ulterior).

Pero sin duda, lo más grande del año ha venido de manos de Spotify. La empresa se ha sacado de la manga una lista semanal de recomendaciones, de “descubrimientos” para los usuarios, basados en la música que escuchan y grupos semejantes. Exitazo total, oiga. Porque aunque a veces pueda fallar recomendado cosas tan superdesconocidas como Depeche Mode o Placebo, siempre hay al menos tres o cuatro grupos de los que uno no tiene ni puta idea en la lista… y que suenan de maravilla. Sólo de esas listas he sacado grupos como Empathy Test, Austra o Motorama, cuyos discos (EP’s en el caso de los primeros) me he fundido sin compasión y que ya están en mi Olimpo personal. Y muchos otros están en esa lista de bandas a las que puedes oír durante un buen rato y disfrutar sin que cansen, que también es importante.

Quizás toda esa suma de descubrimientos y de tanteo de música nueva sea lo más importante del año, pero los lanzamientos que ha traído el año de parte de mis grupos favoritos no se han quedado atrás.

álbumes

No son todos de 2015, pero son los que más he oído

Muse sacaron Drones, un disco bastante digno tras el desastre que fue el anterior: una vuelta bastante descarada a la fórmula que les había funcionado, pero es que no había quien aguantara la tontería sinfónica que llevaban encima. Con él consiguieron que volviera a oírles (en general) tras muchos años de no hacerles demasiado caso. Bien por ellos. Muy buen disco también The High Country de Someone Still Loves You, Boris Yeltsin, quizá el más noise de toda su discografía. Y fantástica la vuelta de Desaparecidos con Payola, el proyecto más gritón de Conor Oberst, al que ya no esperaba de vuelta. Como top de dos discos extranjeros más oídos están CHVRCHES con Every Open Eye (una vuelta de tuerca fantástica) y cómo no, Helios / Erebus, de God is an Astronaut. Sacarán un disco de polka y me encantará, pero es que éste es maravilloso y funciona a la perfección en directo.

A nivel nacional ha sido un año espectacular. IV de Toundra es un disco que puede ganarle una pelea a cualquiera, igual que Back to Earth de Exxasens. El S/T de Boreals, aunque me parece menos rompedor que su primer disco, es también canela fina. Flores, Carne de Viva Belgrado es una tormenta de sensibilidad y rugidos y Novelería de Nueva Vulcano es una puta maravilla, el disco que uno espera poder gritar todos los años. ¡Hasta Los Planetas sacaron un EP (Dobles Fatigas), después de tanto tiempo esperándoles! Cerraron el año, sin apenas tiempo, The Suicide of Western Culture dejando Long Live Death! Down with Intelligence! en evidente antihomenaje al tonto de Millán Astray, y fraguaron un disco que demuestra que se puede ser jodidamente rockero haciendo electrónica.

Aparte, ha sido el año de volver a conciertos, por fin. Ya se sabe cómo está la movida musical por las islas de complicada, y sin embargo he podido ver en Tenerife a Toundra, Nueva Vulcano, Egon Soda y La Habitación Roja (por fin, tras apenas haberlos oído en mi vida). Todo gracias a La Choza de Doe y Aguere Cultural, cuya labor no se paga con dinero tras lustros de no poder ver a nadie por aquí. Y además, pude ver a God is an Astronaut (teloneados por otro descubrimiento, los salmantinos El Altar del Holocausto) en Madrid, igual que a Boreals la misma noche de la final de Champions que ganó el Barça.

Sí, ha sido un año salvaje y maravilloso. Lleno de post-rock (como siempre), muchísimo post-punk y electrónica. Un año plagado de música nueva grandísima, discos de mis grupos favoritos sin decepciones y muchos conciertos. Ojalá todos fueran así.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: