Javier Alemán

Los señores de las finanzas

In Literatura on enero 14, 2016 at 9:13 pm

señoresfinanzas

No aprendemos de la historia.

Más o menos ésa es la tesis de Liaquat Ahamed (banquero de inversiones, y a raíz del libro, Pullitzer 2010 en Historia). Pero para eso no hace faltar escribir un libraco de casi seiscientas páginas con una tonelada de bibliografía y citas, sería mucho más sencillo.

No, Los señores de las finanzas (2009) habla mucho de historia y economía, muchísimo. Del periodo justo anterior a la Primera Guerra Mundial, de las políticas terribles de entreguerras y el humillante tratado de Versalles, del crac del 29 y la Gran Depresión… y de lo que acabó empujando a Alemania al nazismo y la economía posterior a la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial.

A través del retrato de los cuatro grandes banqueros de la época (Benjamin Strong  del Fed de Nueva York, Montagu Norman del Banco de Inglaterra, Émile Moreau del Banco de Francia, y Hjalmar Schacht del Reichsbank) esboza la serie de decisiones que llevaron al mundo dos veces a la ruina, basadas tanto en el desconocimiento burdo de la economía como en el empecinamiento.

Y lo hace de manera más que exhaustiva, con un sinfín de datos para avalarle en su propuesta y un esfuerzo inmenso para conseguir que el lector que no sabe de economía lo entienda. A mi juicio lo logra, yo mismo no tengo absoluta idea del tema (imagino que como la mayoría de economistas, jiji) y acabaron entrando en mi cabeza cosas como los intereses de la deuda o lo que significa realmente el patrón oro.

Probablemente sea en esto último en lo que más insista: en cómo la obsesión por mantener el patrón oro, una quimera prestigiosa que avalaba la moneda, fue lo que impidió que las naciones salieran de la recesión tras el 29 y acabó dando la puntada a un sistema ya maltrecho por los préstamos de la guerra, las indemnizaciones que Alemania no podía pagar y el vampirismo crediticio cometido con la economía teutona para sostenerles artificialmente. Algo gracioso si nos paramos a pensar ahora en la Unión Europea y las lecciones que nos van dando.

Quizás el gran mérito del libro está en saber presentar tantísima información de una forma amena y comprensible. Porque los ingentes datos económicos a veces se combinan con chismorreos de la época que aligeran la lectura, o con elementos más históricos o biográficos de distintos personajes (geniales las apariciones de Keynes casi como profeta a lo largo del libro). Especial mención a la gestación del ascenso nazi, narrada sin estridencias y con bastante cabeza. Y de paso, el autor consigue imprimir un ritmo de urgencia en determinados momentos que trasladan muy bien la sensación que debieron sentir los protagonistas, tomando decisiones (erróneas) contrarreloj para tratar de salvar la economía.

El colofón final será Franklin D. Roosevelt y el New Deal, que tan mal entendemos fuera de Estados Unidos. Previamente, medidas de austeridad sin ton ni son tras no haber intervenido en el mercado de valores para frenar la especulación que llevaría al crac y a la Gran Depresión. ¿Les suena esto de algo? Pues se salió devaluando el dólar (algo sólo posible saliendo del patrón oro) y con políticas para estimular la obra pública y la creación de empleo.

Parece que en la administración Obama recordaban algo de esto. Aquí está claro que no. Que o no hemos aprendido nada o algunos han aprendido demasiado.

Anuncios
  1. […] final hubo sitio también para el ensayo y la no-ficción: empecé con el colosal Los señores de las finanzas (sobre la Primera Guerra Mundial, el patrón oro y la Gran Depresión), le di fuerte a mi obsesión […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: