Javier Alemán

Morir o matar (Disco las Palmeras! en Lone Star)

In Música on enero 22, 2016 at 1:10 pm

Disco las Palmeras!

Por fin Disco las Palmeras!.

Llevaba mucho tiempo queriendo verles, y aunque estuve a punto de hacerlo cuando vivía en Gran Canaria, finalmente la cosa quedó en agua de borrajas. Sospechaba que el directo de los gallegos tenía que ser una cosa potente, terrible y machacona (todo ello en el buen sentido de la palabra). Con esa discografía de ya tres discos salvajes de shoegaze y noise-rock, como para no serlo. Así que ahí nos plantamos listos para una sesión de riffs y distorsión.

La cosa empezó bien, con puntualidad inglesa. Se hace un poco raro un concierto un jueves a las 22:30 que incluya teloneros, pero al menos respetaron la hora. Sí fue un poco sorprendente la elección de los teloneros, los paisanos de Morirán Todos!, que quizás sólo compartan con Disco las Palmeras! el signo de exclamación final.

Debo reconocer que me costó conectar con ellos. Había escuchando alguna vez en Spotify su disco (Saltar, 2014) y aunque no son mi rollo sí que se puede apreciar que son buenos en lo que hacen. Pero descolocaba un poco verlos allí: hacen un pop muy enérgico y luminoso, que uno podría emparentar con grupos como Vetusta Morla o Soda Stereo (por tirar del tópico), y claro, ese entremés limpio y cuasibailable para lo que vino después… Pero hay que valorarles las ganas y el coraje. Para el fan del estilo estoy seguro de que habrán sonado genial, un directo motivado y potente.

Y llegaron los gallegos ruidosos. Imaginaba que el sonido sería algo peor (la sala Lone Star, más pub que sala, es pequeña) pero lo cierto es que aguantó bien toda la distorsión y sólo se perdían algunos armónicos y las notas más agudas. Abrieron con Élites (de su último disco de 2015, Asfixia) y el ruido empezó a ahogar la sala. Un muro inmenso entre el grupo que podría perfectamente haber empujado al público (el sitio lleno a reventar) hacia el fondo. Se sucedieron a partir de ahí canciones de sus tres álbumes, siendo los momentos más álgidos cuando sonaba alguna del primero (Nihil Obstat, 2011), que al fin y al cabo debía ser el que mejor conocían los asistentes.

Es de agradecer el giro que han ido dando a su sonido ya a partir de Ultra (2013), los coqueteos con la psicodelia y los teclados que han acabado fermentando en algo mucho mayor ya en su última referencia. Porque canciones como Morir o matar ayudaban a aliviar por momentos el ataque ruidoso del grupo. Lograron así, repartiendo canciones más contundentes del set con otras donde ya la mezcla de géneros daba algo más de variedad, que la monotonía no apareciera.

Fantástica fue la entrada de La Casa Cuartel con esa batería que ya es icónica azotando al público: a partir de ahí acabarían con un triplete potente en el que se escucharon Tarde y Mal, A los Indecisos y Cállate la Boca, un cierre estupendo para casi una hora entera de ruido y distorsión. Viendo la hora es comprensible que no hubiera bises, pero se echaron mucho de menos.

Al final el directo de Disco las Palmeras! dio lo que prometían en disco. Ladrillos y ladrillos en un muro de sonido, intensidad y atmósferas densísimas. Y qué mérito tienen, viendo lo difícil que es hacer que un concierto del estilo no le genere al espectador la sensación de que está oyendo todo el rato la misma canción. Mucha culpa del grupo en esto, pero también del sonido de la sala, que aguantó bien el desafío.

spotify:user:draleman:playlist:08qzA6R4yvRAKldTxZpAao

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: